Artículo 6. Algo como un tobogán: El Contramanillar

moriwoki

New Member
Autor #1
Hola.

Añadimos algunos detalles y conceptos más para ir completando el capítulo dedicado a las curvas. Hay otro artículo paralelo que no está directamente unido a éste y otro más dedicado en particular a las Harley más pesadas. La verdad es que es tan difícil distinguir cuál debe de ir antes o después, que por ello parece que lo más razonable publicarlos a la vez.
En cualquier caso, pienso que es preferible hacerlo por artículos de este tamaño que colocarlos todos en un sólo bloque. Creo que así son más asimilables.

Espero que os resulte provechoso.

La mentalidad, la actitud con la que debemos acercarnos al viraje.

Debemos adoptar una mentalidad activa, y esto, por simple que parezca, definirá nuestra capacidad de reacción y nuestro posicionamiento cuando estemos inclinados. Debemos de ir a por la curva, llevar la moto hacia ella. Hay que olvidarse de actitudes pasivas, de mentalidades retraídas; con ellas, la curva vendrá hacia nosotros, se nos echará encima y será la moto la que nos lleve hacia ella y no nosotros los que la llevemos a la curva. De esa segunda forma será fácil que al adentrarnos en el viraje nos invada una sensación de vértigo; si es así, quedaremos a merced del trazado de la curva, que puede cerrarse inesperadamente, o a la de cualquier eventualidad que nos guarde el asfalto. Debe prevalecer un espíritu combativo que nos acompañará siempre para plantar cara a las dificultades, siempre, claro está, apartado de la temeridad o la negligencia (creo que este último comentario sobra en un foro como éste, pero, en cualquier caso, ahí queda).

Dejando al margen las pistas de carreras, donde normalmente se dispone de 12 metros de anchura para trazar cada curva, en la conducción por carretera apenas si nos podemos mover con un coche dentro del carril y mucho menos aun con un vehiculo más pesado, con el que bastante trabajo tendremos para mantenerlo dentro sin pisar las líneas que lo limitan; sin embargo, en el caso de la moto disponemos de un margen, de esos cuatro metros -tres si descontamos uno como margen de seguridad- que más o menos tiene de ancho un carril para trazar
Concentración, atención al suelo que pisamos y mentalidad activa; Con esas tres premisas nos adentraremos en el viraje buscando siempre el punto más interior, el más cerrado. Una vez alcanzado ese punto más cerrado de la curva y vista la salida de la misma, comenzamos a abrir gas y a abrir un poco la trazada.
Bien. Esto ya lo hemos visto sobradamente en el apartado de la Trazada Ideal, pero no está de más subrayarlo.

Para el motorista no hay curvas a derechas o curvas a izquierdas: sólo curvas

Entraremos en la curva sin complejos, sin manías de si a izquierdas voy mejor porque soy diestro o viceversa. Las curvas son exactamente simétricas, como nosotros mismos. Sí es cierto que, en carreteras de doble sentido, al tumbar a derechas el tráfico que viaja al contrario impone un considerable respeto; pero también es verdad que las cuchillas de los guarda-raíles hacen algo semejante cuando nos inclinamos a izquierdas. Existe también una teoría o justificación aludiendo a la diferencia entre los hemisferios del cerebro, pero ése es un asunto que corresponde a los neurólogos, porque en lo que concierne a la mente, la mente del motorista,
SOMOS SIMÉTRICOS. Por tanto, debemos de mostrarnos en las curvas hacia un lado y hacia el otro tal y como somos.
Ayer mismo, durante la breve teórica que imparto antes de cada curso en el circuito, algunos alumnos se mostraron un tanto escépticos. Más tarde y después de haber hecho unas cuantas tandas sobre la pista, les preguntaba por una curva para identificarla, les preguntaba si era de izquierdas o derechas y tenía que pensarlo para reconocer hacia que lado viraba.

Los Motoristas somos Simétricos.



EL VÉRTIGO EN LA CURVA

Un dato fisiológico muy interesante para este apartado: El laberinto del oído indica al cerebro situación de caída desde los 35º con la vertical. Por tanto, desde mucho antes nos está avisando con mensajes cada vez más seguidos y más alarmantes, a semejanza de los detectores de proximidad que montan algunos coches para aparcar. En consecuencia, es muy natural que sintamos vértigo, en un principio.

Hay ocasiones, muchas, en las que la curva se presenta para un principiante como ese gran tobogán que miraba de pequeño con un sentimiento cruzado de atracción y de temor. Ese gran tobogán que se plantaba como un reto dentro del parque.
Bien. Al aproximarse a la curva, se produce dentro del estómago del principiante una inquietud que crece paulatinamente a medida que el viraje se echa encima, el mismo efecto que le produjo de pequeño subir uno a uno los peldaños de aquel tobogán. Cuando por fin llega al borde del sector 2 de la curva, se repite aquel mismo momento en el que de pequeño alcanzaba la cima del tobogán y miraba cómo se extendía su rampa, alargada y vertiginosa, hasta allá abajo, hasta el suelo.

¿Qué hacer entonces para vencer esa sensación de vértigo?

Disponemos de un recurso que nos ayudará a inclinar la moto para inclinarnos en la curva, un pequeño empujón que nos ayudará a dejarnos deslizar a lo largo de la rampa del tobogán. Ese recurso es

El Contramanillar

Siempre lo hacemos, yo me he pasado más de veinte años de mi vida haciéndolo, incluidas decenas de carreras, sin ser consciente en absoluto de ello; hasta el punto que cuando me explicó un buen amigo, pensaba que me estaba tomando el pelo. Es cierto, siempre lo hacemos. Cuando llegamos a este viraje de derechas, siempre giramos en el primer momento el manillar a la izquierda, justo en el borde de la franja 2, en ese momento la moto cae hacia el lado derecho, hacia el interior de la curva. Bien, en este caso, para los principiantes, se trata de que hagan el contramanillar con una intención plenamente consciente. De esa forma la moto iniciará sola la inclinación para abordar la curva, te lanzarás por la rampa del tobogán.

A partir de ese momento, la curva transitará sola (nos deslizamos por la rampa del tobogán) y de una forma natural contrarrestaremos ese efecto de inclinación inicial, de caída, con el propio manillar y, así mismo, abriremos ligeramente el gas y volveremos a hacer el contramanillar en sentido contrario para levantar la moto en el mismo borde de la franja 3. Girar el manillar hacia el interior, hacia la derecha, en este caso, para provocar que la moto se levante y abra la trayectoria hacia la izquierda y la salida de la curva.
Pisar la estribera interior (en unas motos más que en otras) produce un efecto muy semejante, por no decir prácticamente el mismo que el del contramanillar. Es incluso más efectivo en la posición más custom, que coloca los pies del motorista en un punto muy avanzado y abierto hacia el interior de cada curva.

Nota.
No confundir este contramanillar, obligatorio hasta en una bicicleta, con el contramanillar que se pone en práctica, normalmente en competición de velocidad, en cross o enduro y desde luego en dirt track. Ese contramanillar no tiene nada que ver con el que estamos explicando y está directamente relacionado con el contravolante automovilístico tan practicado, por ejemplo, con los coches de rally.

Otra Nota.
Para que se produzca el fenómeno de la velocidad es necesaria una velocidad mínima (tal 30 o 40), no vale en las maniobras de garaje, donde la moto gira a semejanza de un coche. es decir, siguiendo exactamente la trayectoria a la que apunta el manillar.

Sugerencias

Este artículo no lleva ejercicio. Lo que sí es cierto es que, asimilarlo desde la pura teoría, entraña alguna dificultad; por eso os sugiero, por favor, que si algo no queda claro, no dudéis en pedir una explicación más exhaustiva de esa parte.
En alguna ocasión no me ha quedado más remedio que subir de pasajero a un alumno para demostrarle sobre el terreno el comportamiento de la moto al hacer el contramanillar.

Muchas gracias.

Tomás Pérez.
 
#2
Buenos dias Tomas gracias por la informacion muy interesante como siempre Saludos:D
 
Última edición por un moderador:
#4
Hola de nuevo MORIWOKI. yo creo que si que les sirve. aunque no veas respuestas gracias por tus articulos y aportaciones son geniales Saludos:D
 

883

New Member
#5
Hola Moriwoki, te agradezco todoas las sugerencias que puedas aportar al foro.Siempre es bienrecibido todos los consejos para realizar una buena conducción y dominio de la moto.
Gracias
Saludos a todos
 

cesar

New Member
#6
Agradecido... explícito, bien redactado.. eso de "pisar" la estribera interior me parece muy interesante, y de hecho me inscribiré al próximo curso.. reitero mi gratitud.
 
#7
Pues resulta interesantísimo, yo comenzé a adquirir consciencia de que lo hacia hace algunos años precisamente porque siempre he tenido motos grandes y pesadas, con las que hay que conducir de forma más "decidida", sobretodo en curvas cerradas. Desde entonces, de alguna manera "exagero" el gesto de contramanillar y me resulta muy util a la hora de negociar las trazadas.
Las Harleys son tambien muy pesadas y viene bien el consejo.

Muchas gracias de nuevo Tomas.
 

Síguenos en Facebook

Arriba